Despacio. Disfruta.
Disfruta de una merienda tranquila. Tu taza,
tu cafetera, unas pastas, el silencio y sin prisas.
Disfruta  de ese libro que tanto tiempo llevas queriendo leer.
Para.
Busca un momento en el rincón favorito de tu casa,
descálzate y lee ese libro.
Enciende unas velas, apaga la luz y escucha el  ruido de la calle.
Cambia la planta de sitio o búscale  un macetero nuevo.
Pon la radio, baila, extiende en la cama esas sábanas 
nuevas.

Organiza una cena con amigos en casa.
Prepara con mimo  la mesa. Disfruta de ese rato con amigos,
de la conversación.

Cambia los sillones de sitio. Pon música. Respira.
Abre las ventanas. Deja que el aire entre en casa.

Recoge unas flores en ese paseo de domingo y ponlas
en el jarrón del salón. Prepara un te.
Sin prisas.



Disfruta de tu casa, de todas estas pequeñas cosas.
Porque al final, la vida son esas cosas.

www.luanord.com