Comprar una casa antigua y reformarla de arriba abajo es una de las cosas apuntadas en mi lista de “sueños vitales”. A veces, imagino tener una casa o un pequeño hotel rural, pensarla y decorarla para disfrutar y para dar cobijo a todo aquel que quiera visitarla. Uno de tantos sueños. Acumulo fotografías en un tablero de Pinterest que llamé “Mi casa” de posibles reformas y acabados.

 

 

Imagino también, un pequeño piso en el centro de la ciudad. De esos que cuentan historias. Que han servido de hogar para diferentes familias. Que guardan detalles imposibles de reproducir en las viviendas nuevas. Que con suerte, están llenos de muebles y objetos antiguos pendientes de un lijado y una nueva capa de pintura, ilusionantes de empezar una nueva vida.

 

 

Si, puede ser que comprar una casa nueva sea la opción más “cómoda”, pero me he dado cuenta que rescatar un espacio antiguo, lavarle la cara y formar parte de su historia, va más conmigo.
Si estas en ese momento en el que tienes el dilema de comprar una vivienda nueva o decantarte por una de segunda mano para reformar, vamos a hacer entre tu y yo un listado de pros y contras de ambas opciones. Después, tu valoras.

 

 

¿Casa nueva o a reformar?
        PRESUPUESTO: Siempre es más barato un piso que necesita reformar que uno nuevo. Aun así, ten en cuenta la necesidad de obra y el presupuesto que tendrás que sumarle.



        PERSONALIZACIÓN:Puedes hacer la casa a tu gusto. Ya que estas en obra es más fácil tirar algún tabique o cambiar el suelo de la cocina por ejemplo. Además, existen materiales que se instalan fácilmente sobre antiguos revestimientos.



        OFICIOS: La búsqueda de los distintos oficios, comparar presupuestos y elegir el más adecuando puede ser la parte menos atractiva del proceso. Pero actualmente esto ya no es un problema porque existen algunas paginas online que facilitan esta fase.



        ESTADO DEL EDIFICIO: Si eliges comprar un piso a reformar asegúrate antes de que la estructura y las calidades de la edificación son adecuadas. Es importante hacerlo antes para evitar posibles derramas. En un piso nuevo es menos probable que esto suceda.



        ESENCIA:Una vivienda de segunda mano siempre tendrá detalles y calidades que actualmente no existen en los pisos de obra nueva. Techos altos, poder aprovechar suelos originales o molduras trabajadas. Son viviendas con alma y con historias previas, esperando continuar con nuevas aventuras.


  • ¿Continuamos la lista? Cuéntame que pros y contras valoras tu de hacer una reforma.

Compartir este artículo