En la diversidad está la belleza. Desde la escuela se nos educa para no destacar, para ser todos iguales, para preguntar levantando la mano, para no hacernos preguntas, sino aprendernos la lección como papagayos y cumplir unos cánones prestablecidos que nos convierten en moldes.

 

Quizá esta visión puede parecerte exagerada pero no lo es. Si a día de hoy en los colegios hay cada vez más casos de bulling es precisamente porque no aceptamos lo diferente, o mejor dicho al diferente.

 

Todos buscamos la aceptación y si somos diferentes por el rasgo que sea (raza, sexo, sexualidad, aspecto, gustos, formas de pensar, ideologías, religión) nos sentimos excluidos de la mayoría, de la sociedad o de nuestro entorno más cercano. Y en vez de reafirmarnos, nos moldeamos para intentar entrar en ese canon de “soy normal”.

 

Leyendo el periódico verás la cantidad de noticias que encontramos sobre la falta de tolerancia entre los humanos. Y en cuanto a la mujer, esta situación se agrava. Debemos entrar en unos cánones imposibles a muchos niveles: no debemos envejecer, debemos tener una talla 36 de por vida, no tener arrugas, se nos juzga por cómo vamos vestidas en vez de por nuestros talento, debemos ser súper madres sin poder conciliar, ser súper-woman, llegar a todo…y una largo etcétera.  

 

Fotografías de Yolanda Dominguez

 

Hoy en este post queríamos hacer un pequeño homenaje a lo diferente. A la diversidad de mujeres y de cuerpos. De formas, de tipos, de conceptos, de colores y edades. Mujeres jóvenes o maduras, delgadas o gordas, con o sin arrugas, mujeres reales y bellas por lo que son y porque en su aceptación personal, son y se muestran auténticas.

 

Hace unos días finalizó en el Museo del Traje una exposición titulada “Litlle Black Dress”una exposición de fotografía de más de 80 mujeres vestidas con el mismo vestido negro, un vehículo para reflejar los cánones absurdos a los que somete la industria de la moda en la mujer para entrar en un vestido de una talla 36.

 

Esta exposición creada por la artista visual Yolanda Domínguez quiere "visibilizar la diversidad de cuerpos, de colores de piel" que no suelen estar representados ni en la televisión ni en la publicidad y también mostrar "lo que se quita" de manera habitual en las fotografías de moda: "Pelos, arrugas, celulitis y marcas se borran con programas de retoque". Ese mensaje va calando y, para ella según explica aquí, la consecuencia es clara: "Lo no representado parece una anomalía".

 

Fotografías de Yolanda Dominguez

 

Por eso desde nuestra humilde ventana queríamos aportar y apoyar la diversidad a través de esta colección “ Boobs” que nació con un tilde reivindicativo. Para celebrar la diversidad y la diferencia, para librarnos de la presión que la sociedad ejerce sobre la mujer, y ya puestos del sujetador.

 

gravel-and-gold-en-espana.jpg

 

 

Recuerda este mensaje mujer: 

 

Tal y como seas, eres única. No hay nadie igual que tú y ahí está la auténtica belleza, en la diversidad.

Compartir este artículo